Fresado de MDF Fresado de MDF Moldurado de MDF
Empresa

La densidad del MDF es más alta que la de la mayoría de las maderas comunes utilizadas en carpintería, por lo cual se recomienda la utilización de herramientas de alta calidad provistas con cortantes de widia. La utilización de herramientas con filos de diamante combina una muy buena calidad de terminación con una vida prolongada de las mismas.

La variedad de diseños de bordes que pueden ser obtenidos mediante la utilización del MDF es prácticamente ilimitada. Como precaución para evitar roturas no se deben utilizar bordes demasiado agudos.

La elección apropiada de la herramienta garantiza la calidad final de la pieza. La aparición de pequeños surcos dejados por la herramienta (efecto de tabla de lavar ) está indicando, en general, que la velocidad de alimentación es demasiado alta, o que el número de filos cortantes es bajo.

Con el fin de evitar un trabajo de lijado de bordes muy intenso se debe procurar trabajar con velocidades periféricas que aseguren al menos 8 cortes por centímetro (en maderas blandas ese mínimo puede ser de 6 cortes/cm).

Ejemplo:
Para una fresa de 10 cm de diámetro y 4 filos cortantes que gire a 7000 r.p.m. la cantidad de cortes por segundo que aparecen en un punto determinado de la pieza serán:

Qs= 7000 r.p.m. x 4 filos =467 cortes/seg

60 seg./min

Suponiendo una velocidad de alimentación de 20 m/min o sea 33 cm/seg la cantidad de cortes por centímetro será:

Qc = 467 cortes/seg. = 14 cortes/cm>8 cortes/cm

33 cm/seg.

Cuando el trabajo de moldurado requiera mucha remoción de material, es aconsejable hacer un primer desbaste grueso y posteriormente un moldurado con la forma final de la pieza. Este procedimiento asegura bordes de mejor calidad y una mayor vida útil de la herramienta.

En todos los casos es importante disponer de una remoción efectiva de la viruta para asegurar una mejor terminación y mayor duración de la fresa.

Una forma adecuada de medir el desafilado de las herramientas es mediante la utilización de un amperímetro. Un incremento de más del 10 % en la intensidad de corriente indica que la herramienta debe ser cambiada.

Existe en la actualidad una tendencia creciente a la utilización de herramientas con filos de diamante. Aunque su precio inicial es muy superior a las de Carburo de Tungsteno, las herramientas de diamante son varias veces más duras que las de widia y por consiguiente su costo relativo es más bajo.

Las herramientas con filos de diamante son aconsejables para grandes series de producción, permiten velocidades de rotación más altas, mantienen el contorno original, tienen un período de uso más prolongado entre afilados y proporcionan superficies terminadas de mejor calidad que sus pares de widia.

Como desventajas podemos mencionar su alto costo inicial, su fragilidad que las hace muy vulnerables a golpes y la necesidad de que sean montadas en máquinas de alta calidad.

La homogeneidad del MDF asegura un óptimo comportamiento con este tipo de herramientas.